22 mayo, 2020
Manuel Lino González (66 artículos)
Compartir

Podrían hacer lotes de 19,200 pruebas de una sola vez

Científicos del Cinvestav desarrollan un sistema revolucionario que permitiría seguir el rastro de Covid-19 para facilitar la salida del confinamiento

Desde hace ya algunas semanas, en México se habla de salir del confinamiento, y aunque se han mencionado algunos planes sobre cómo hacerlo, estos se refieren sobre todo a los calendarios y no suelen incluir, como se sugiere internacionalmente, la realización de múltiples pruebas que permitan monitorear el rastro de la infección

En la Unidad de Genómica Avanzada – Langebio del Cinvestav en Irapuato, un equipo lidereado por Alfredo Herrera Estrella diseñó dos pruebas genéticas para detectar al virus SARS-CoV-2, y una de ellas permitiría procesar lotes de 19,200 muestras distintas de una sola vez. 

Cómo hacer pruebas masivas

El proceso ideado por el equipo de biotecnólogos inicia, como las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) que se usan por todo el mundo, con una transcripción reversa para convertir la información que viene en el ARN del virus en información guardada en ADN.

“Luego se amplifica el ADN de ciertas regiones por PCR, pero en esa amplificación le agregamos una secuencia de ADN que nos permite distinguir de qué paciente viene la muestra y entonces podemos procesar a muchos pacientes a la vez”, comenta Alfredo Herrera Estrella.  

El material amplificado es sometidos a secuenciación, lo que implica “leer” cada uno de los fragmentos de ADN en un equipo de secuenciación masiva.

“En principio, con esta prueba podríamos procesar muestras de 19,200 pacientes a la vez”, dice el biotecnólogo. 

Esta forma de hacer pruebas “no es rápida, nos toma al menos un día hacerla y después hay que hacer el análisis de los datos; de manera que en dos a tres días podríamos tener resultados. Para pacientes que tienen síntomas y más si están graves, no es una solución; esta prueba está diseñada, más bien, pensando en el regreso a la actividad económica“. 

La ventaja de poder hacer tantas pruebas a un mismo tiempo es que “se pueden hacer a personas asintomáticas, en la población en general, pensando en identificar quién tiene el virus a pesar de que no tenga síntomas”.

TAL VEZ TE INTERESE LEER: “Personas asintomáticas, talón de Aquiles de la estrategia“, donde retomamos estudios que muestran cómo el virus SARS-CoV-2 se ha dispersado por el mundo por contagios de personas asintomáticas.

En este momento, el equipo del Cinvestav de Irapuato está “haciendo una prueba piloto con 960 muestras, para verificar que todo funcione. Si funciona, lo único que nos haría falta es dinero para hacer las pruebas en mayor escala”.

Para escalar el beneficio

Podrían hacer lotes de 19,200 pruebas de una sola vez 1

Alfredo Herrera Estrella en entrevista.

Tener la capacidad de hacer 19,200 pruebas a un mismo tiempo, “se requiere una inversión inicial importante -comenta Herrera Estrella-, pero una vez hecha esa inversión, el costo por paciente sería de 600 pesos“. Esa inversión inicial, añade, es de un poco más de 20 millones de pesos.

Herrera Estrella comenta que “ha habido mucho interés por esta prueba” y que ya entraron en contacto con la oficina de la presidencia, el gobierno de la ciudad de México, el canciller Marcelo Ebrard y el Club Rotario, quienes están analizando la posibilidad de apoyar este desarrollo. 

Cabe añadir que los científicos, por su cuenta, consiguieron el dinero necesario para hacer el piloto de las 960 pruebas, aproximadamente 1 millón 800 mil pesos.

De hecho, comenta Herrera Estrella, solo haciendo las 960 pruebas al mismo tiempo, sin escalar el proceso “se podría duplicar el número de pruebas que se hacen actualmente, pues en Langebio tenemos dos equipos de secuenciación masiva; también hay en el Cinvestav en la ciudad de México y en el Mérida”.

Es decir, “se podrían hacer casi 4 mil pruebas solo en el Cinvestav, y también hay equipos de secuenciación masiva en otros lugares, como Tec de Monterrey en Monterrey… 

Un problema para la implementación de este proceso en el país, comenta Herrera Estrella, es que se necesita la autorización del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE), debido a que “tendría que tener la capacidad de hacer las pruebas a gran escala que queremos y no va a ser sencillo”.

TAL VEZ TE INTERESE LEER: “México, torpe para innovar contra Covid” en Eje Central o “El diagnóstico radiológico, innovación contra Covid-19“, donde platicamos con más detalle sobre otro invento que no se ha podido echar a andar. 

Manuel Lino González

Manuel Lino González

Estudié biología, música y creación literaria. Encontré trabajo como periodista. Estaba en contacto con todo lo que me entusiasmaba y, sin embargo, algo me faltaba. Entonces me di cuenta de que no me gustaban las paredes, fueran las del periódico o las que decidimos que existen entre periodismo y literatura, entre artes y ciencias, entre público y creadores, entre amigos y enemigos… Ahora estoy en una publicación donde, si no las derrumbamos, al menos vamos a explorar qué tan sólidas son. Se llama Los Intangibles. @ManuelLino_ manuel.lino@losintangibles.com