19 agosto, 2020
Manuel Lino González (72 artículos)
Compartir

Por qué la mutación D614G alarma a Malasia

La mutación D614G es la variante de covid-19 con mayor número de casos en el mundo.

Desde el 30 de abril, con la publicación de un reporte preliminar, se empezó a hablar de la probable existencia de una mutación, llamada Spike D614G, que hace al virus SARS-CoV-2 más contagioso (en Los INTANGIBLES lo comentamos en esta nota).

En ese entonces, según un análisis de los investigadores Los Alamos National Laboratory (donde se encuentra la base de datos base de datos GISAID, que conjunta la información de todas las secuenciaciones genéticas que se hacen del SARS-CoV-2), se supo que los virus SARS-CoV-2 con la mutación D614G aparecieron en Europa en febrero, llegaron a la costa este de Estados Unidos, donde se convirtió en la variante dominante o más frecuente del virus, y de ahí se ha diseminado al resto del mundo.

Lo que hace peculiar a esta mutación es el aminoácido número 614 de la proteína espiga o spike, que es la que usa el SARS-CoV-2 para entrar a las células. Los primeros virus detectados en Wuhan, China, tienen en esa posición un ácido aspártico (D), el clado mutante tiene en su lugar una glicina (G), de ahí el nombre de la mutación spike D614G.

Por qué la mutación D614G alarma a Malasia 7

La mutación D614G es ahora el clado de SARS-CoV-2 más abundante del mundo. Imagen: Korber et al Cell.

Para el 3 de julio, un estudio encabezado por Bette Korber, estableció que ya era la variante más abundante del mundo. Esto lo confirmó otro estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 7 de julio.

A esas alturas se habían  contabilizado 5,775 variaciones o clados del genoma del coronavirus, la mayoría de las cuales son absolutamente imperceptibles en la estructura física del SARS-CoV-2, pero que “el clado D614G es la variante más común” afirmó la OMS.

Sin embargo, el 15 de agosto, esta variante volvió a ser noticia en Malasia, y poco después en todo el mundo, porque el ministro de salud del país tuiteó diciendo que D614G se había detectado en cuatro casos en el país, que esta cepa es “10 veces más contagiosa” que los primeros virus detectados en Wuhan, y conminó a la población a extremar las precauciones.

Al respecto, es importante aclarar que el dato de que la variante es 10 veces más “contagiosa” se ha demostrado pero solo en cultivo y en condiciones particulares; es decir, en una serie de experimentos, encabezados por Weijin Huang y Youchun Wang y publicados el 17 de julio en la revista Cell, se vio que de entre 106 subtitpos de virus generados con mutaciones una de las formas de esta variante (hay que recordar que cada tiene infecta a las cuatro líneas celulares que se probaron, y con mayor velocidad que otras.

A pesar de que estos resultados ya se han comprobado por otros grupos de investigación, Nathan Graubaugh, en otro artículo de Cell, afirma que la infección entre células no es lo mismo que el contagio entre humanos, donde hay muchos más factores involucrados, y que los resultados anteriores “no prueban que G614 sea más infeccioso o transmisible que los virus que contienen D614”. Habría que agregar que la mutación podría estar junto con con otra que disminuya la infectividad; en el estudio de Huang y Wang algunas lo hacen hasta en 20 veces.

Sin embargo, la abundancia de D614G es innegable. De hecho, Huang y Wang comentan que al inicio de su estudio, el 6 de mayo, 62.8% de los casos en el mundo eran debidos a esta variante, y que para el final, el 3 de julio, habían alcanzado el 75.7 por ciento.

Por qué la mutación D614G alarma a Malasia 8

Micrografía electrónica de barrido coloreada de células en cultivo infectadas con partículas del SARS-COV-2 (naranja), aislada de una muestra de un paciente. Crédito: NIAID.

Además, tanto un estudio hecho con pacientes del sistema de salud de Chicago como el trabajo de Korber encuentran que la variante G614 genera mayor carga viral en las partes altas de las vías respiratorias, las más relevantes para que se produzcan los contagios. Pero los autores especifican que no se observó que esa mayor carga viral genere manifestaciones más graves de la enfermedad.

Malasia, con 32.4 millones de habitantes, tiene solo 125 muertos por covid-19 (4 por cada millón de habitantes) gracias a su rápida y eficaz reacción al inicio de la pandemia, que se nota en que a la fecha ha realizado 1.1 millones de pruebas, 34,369 por cada millón de habitantes y cerró sus fronteras el 18 de marzo. Ante ese panorama, encontrar a la mutación D614G, aunque sea en cuatro casos, es para alarmarse.

Manuel Lino González

Manuel Lino González

Estudié biología, música y creación literaria. Encontré trabajo como periodista. Estaba en contacto con todo lo que me entusiasmaba y, sin embargo, algo me faltaba. Entonces me di cuenta de que no me gustaban las paredes, fueran las del periódico o las que decidimos que existen entre periodismo y literatura, entre artes y ciencias, entre público y creadores, entre amigos y enemigos… Ahora estoy en una publicación donde, si no las derrumbamos, al menos vamos a explorar qué tan sólidas son. Se llama Los Intangibles. @ManuelLino_ manuel.lino@losintangibles.com