Salud

Los desastres naturales y el aislamiento pueden provocar problemas como ansiedad, depresión y síndrome de estrés postraumático.

No se han establecido disposiciones ni requisitos legales para garantizar que los resultados de los desarrollos de vacunas contra el Covid-19 se mantengan en el dominio público.

Hay una carrera colaborativa para desarrollar medicamentos y vacunas para detener al SARS-CoV-2; México sólo puede observar desde la dependencia tecnológica.

Por un misterio evolutivo, antes de 1492 no había en América ninguna de los virus que llevaban siglos causando epidemias en Europa, Asia y África.

No hay un alimento ni una actividad que por si solos mejoren nuestra inmunidad; pero sí hay algunas prácticas que nos pueden ayudar a resistir mejor las infecciones.

La pandemia de influenza de 2009 dio pie a Singapur para refinar su modelo de combate epidemiológico; en México no entendimos la lección.

Dos de nuestras mejores defensas ante epidemias y pandemias, el tapabocas y la cuarentena, tuvieron origen entre la Edad Media y el Renacimiento.  En su Istoria de Morbo sive Mortalitate quae fuit Anno Dni MCCCXLVIII (Historia de la enfermedad o

Está científica e históricamente demostrado: la industria solo defiende sus intereses, incluso a costa de la salud de la ciudadanía.

Los cambios aprobados en la Ley General de Salud sobre el etiquetado en alimentos y bebidas protegen, en principio, la salud de los mexicanos; sin embargo, aún queda el riesgo de debilitar la protección en la redacción de la norma.

Combatir el cáncer de mama no es solo cuestión de rayos y sustancias…